Fallecimiento de Luis Longás

Nos ha dejado Luis Longás y el equipo de SERCADE, al que él pertenecía, lamenta profundamente su pérdida.

Es habitual que los Hermanos se pregunten sobre su papel en la obra social… Cuando se nos preguntaba sobre esto en alguna reunión siempre recordábamos a Luis. Día tras día, sin fallar ni uno solo y a pesar de que sus huesos no llegaban ya a contener su alargada figura, llegaba puntual a su cita a las 13:00 horas. Entraba en el Centro Social San Antonio y esperaba pacientemente en el recibidor. Una vez que todos los comensales se sentaban en sus sillas, entraba serenamente y bendecía los alimentos, a los trabajadores y voluntarios que los hacían posibles y a todos quienes los iban a tomar.

Era un pequeño acto que sin embargo llenaba de amor y de significado cada mediodía de esa bocacalle de Zaragoza. Seguramente se repetirá estos días que era un trabajador incansable… nunca dejó de acudir a sus tareas, en la Iglesia, como Director en la Revista del Mensajero de San Antonio, en el propio Centro Social, acompañando a Ainkaren, en las tareas de la Fraternidad. Siempre con gestos pequeños, de los que tejen la memoria de quienes compartimos alguno de esos ratos: sirviendo el café tras cada comida, con una palmada en la espalda, serena y temblorosa, para quienes vamos rápido por la vida creyendo que hacemos cosas importantes (pero que somos como gallinas picoteando maíz…)

No podemos dejar de pensar en la lección de generosidad que nos ha regalado viendo cómo sus tareas se iban esparciendo entre otros cuando sus fuerzas menguaban. Nunca tuvo malas palabras a pesar de que seguramente discrepó de muchas decisiones. Hace dos semanas celebramos reunión de la Junta Directiva de SERCADE en Zaragoza. En un momento se le acercó a Benjamín Echeverría y le felicitó por lo «buenos que eran todos esos chicos y chicas que habían puesto a cargo del Centro«.

Gracias, Luis, por haber sido parte de este equipo, gracias por abrirnos tu casa y mostrarnos la dulce sensibilidad de lo menor.

Nuestras condolencias a la Provincia y a los Hermanos de la Fraternidad de Zaragoza.

Descansa en Paz Hermano.