Voluntariado

Las personas voluntarias son nuestro sostén esencial, ya que sin su trabajo y entrega no sería posible realizar los proyectos que llevamos a cabo.

Las personas que se comprometen a ayudar en alguno de los pro­yectos que llevamos a cabo son entrevistados por el trabajador social.

Todas las personas voluntarias tienen el mismo valor y es primordial respetar los principios de dignidad, igualdad y respeto.

Si la persona está interesada en ser voluntaria pasa a rellenar un documento de compromiso de acción voluntaria, donde se le informa de sus derechos y sus deberes y del seguro de accidentes y de responsabilidad civil con el que cuenta.

Tras esta acogida y orientación personal de la persona voluntaria, a continuación se realizan las siguientes acciones:

 

– Sesión formativa inicial, para todas aquellas personas que se incor­poran en los diferentes proyectos.

– Reuniones y seguimiento de la acción voluntaria: según los servi­cios concretos como comedor, ropero, centro de día, limpieza, etc., para mejorar la intervención dentro de los distintos servicios.

– Encuentro lúdico y de reflexión, en Navidad. En él nos encontramos voluntarios de los distintos servicios, y además de recibir el recono­cimiento merecido, pueden conocerse entre ellos de una manera más informal.

– Excursión de final de curso: tiene los mismos objetivos de reconocimiento y encuentro entre voluntarios.

– Asamblea de socios y voluntarios: donde presentamos la memoria económica y de actividades del Centro Social, para que estén informados su funcionamiento.

 

Cabe señalar que una vez las personas voluntarias inician su colaboración con el Centro Social se llevan a cabo reuniones específicas para cada una de las distintas acciones voluntarias, y estas sesiones sirven también para mejorar las formaciones específicas en cada uno de los ámbitos de trabajo.

 

La acción voluntaria se divide en dos grandes grupos. Por un lado, quienes colaboran de forma estable en los diferentes servicios (Comedor Social, Centro de Día, Ropero, Consultorio médico, recogida de alimentos en el Banco de alimentos…). Y por otro lado los grupos de jóvenes que colaboran en nuestros servicios de apoyo escolar, clases de informática…, y que se organizan con sus obligaciones a través de las nuevas tecnologías para cubrir el servicio de la forma periódica que ellos mismos gestionan.

 

Además se facilitan formaciones especializadas impartidas por la Coordinadora Aragonesa del Voluntariado.

Igualmente participamos en la acreditación de competencias. Mediante este proceso de acreditación de competencias por parte de personas externas se pretende poner en valor la labor que de forma voluntaria desarrollan estas personas en nuestra organización, y que estas competencias les sirvan para incorporarse al mercado laboral. Para ello se ha aplicado la metodología Vol+ (para la certificación de competencias), desarrollada por la Plataforma del Voluntariado en España, la Universidad de Alcalá y expertos de voluntariado.