Todas las entradas de: admin

De los pies a la cabeza

La Asociación De los pies a la cabeza llevará a cabo una estimulante charla en el Centro Social el próximo jueves 3 de mayo a las 11:00. Nos hablarán sobre el empoderamiento, la inspiración y la motivación. Os esperamos a todos.

www.delospiesalacabeza.org

 

III Jornada deportiva

Con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas sin hogar, el próximo jueves 26 de abril la Coordinadora de Centros y Servicios para Personas Sin Hogar de Zaragoza organiza por tercer año una Jornada deportiva en el Centro Deportivo Municipal La Granja.

Formación de voluntariado

José María Fonseca (capuchino) y José Luis Esteruelas (trabajador social) han impartido la charla sobre la importancia del voluntariado a unos cuarenta voluntarios. Gracias a sus aportaciones y a las encuestas vamos a seguir mejorando entre todos la labor del voluntariado.

Voluntarios

El próximo miércoles 21 de marzo vamos a celebrar una jornada de formación para todos los voluntarios.

Estará a cargo de José María Fonseca, el capuchino responsable del Centro Social San Antonio.

Os esperamos a todos.

Recogida de calzado

Después de haberse concienciado de las necesidades de los usuarios de nuestro Ropero en la visita al Centro Social, los alumnos de 4º de ESO y 1º de Bachillerato del Colegio La Salle Franciscanas Gran Vía han realizado una campaña de recogida de calzado de números grandes para los usuarios. Muchísimas gracias.

SERCADE

Queremos informaros de que vamos a integrarnos en otra entidad de ámbito mayor pero con la que nos relaciona el mismo origen y realidad: la Asociación Servicio Capuchino para el Desarrollo y la Solidaridad – SERCADE (www.sercade.org).

Tanto la Asociación Servicio Capuchino de Cooperación al Desarrollo-Aragón como SERCADE son dos asociaciones vinculadas con la Provincia de los Hermanos Menores Capuchinos en España y su génesis obedece a la gestión de la obra social asociada a las presencias de los Capuchinos.

Con el propósito de organizar y cohesionar la gestión técnica y administrativa de dicha obra social se ha estipulado la integración de todas las organizaciones autonómicas en la asociación de ámbito nacional.

Este cambio es a título meramente administrativo y de organización interna, por lo que el funcionamiento y las actividades se van a seguir desarrollando de igual manera que hasta ahora.

Navidad

Nuevamente se avecina la Navidad y ayer nos reunimos unas 100 personas para evocar estas fechas tan señaladas. Todas las personas que ayudamos parte de este humilde empeño, que no sería posible sin la ayuda de todos, hemos disfrutado de esta placentera ocasión.

Felices fiestas a todos.

Mirando a la calle

En el Centro Social podréis visitar la Exposición de fotografía del Concurso “Mirando a la calle”, en horario de 17:00 a 20:00, los próximos martes 26 y miércoles 27 de diciembre, y martes 2 y miércoles 3 de enero de 2018, en nuestra sala multiusos.

Navidad

Dentro de unas semanas celebraremos nuestra Fiesta de Navidad. En esta ocasión tendrá lugar la tarde del próximo jueves 21 de diciembre, justo antes del comienzo de las vacaciones escolares. Os esperamos a todos.

Mirando a la calle

Desde hoy y hasta el lunes 11 de diciembre podéis visitar la Exposición de fotografía del Concurso “Mirando a la calle”. Además, no os olvidéis de que este año vuestro voto cuenta, y que habrá una votación popular los días 21 y 22 de noviembre, de 18:00 a 20:00.

Lugar: Centro Joaquín Roncal. Calle San Braulio, 5-7.

Horario de visita a la exposición: de lunes a viernes de 18:00 a 21:00, y sábados de 11:00 a 13:30 y de 18:00 a 21:00.

Día de las Personas Sin Hogar

El próximo viernes 24 de noviembre se celebra el Día de las Personas Sin Hogar.

En el Centro Joaquín Roncal la Coordinadora de Centros y Servicios Para Personas Sin Hogar de la Ciudad de Zaragoza organiza una jornada para profesionales. Se llevarán a cabo actuaciones musicales y teatrales, se inaugurará la exposición de las fotos del concurso de fotografía “Mirando a la calle” y se entregarán premios de este concurso.

Huerto Hermana Tierra

Al igual que el Centro Social San Antonio, el Huerto Hermana Tierra es un proyecto promovido por los Hermanos Capuchinos de España, desarrollado y ejecutado a través de SERCADE (Servicio Capuchino para el Desarrollo). Una huerta abandonada recuperada para la producción y el consumo, para el trabajo y la dignidad, para no olvidarnos de la tierra en la gran ciudad, para cultivar el encuentro y la fraternidad universal.

 

http://www.rtve.es/alacarta/videos/testimonio/testimonio-huerto-hermana-tierra/4301050/

 

Inicio

 

http://sercade.org/

Congreso

Durante los días 28, 29 y 30 de septiembre el Centro Social San Antonio, dentro de la Coordinadora de Centros y Servicios para Personas sin Hogar, ha participado de forma activa en los debates y talleres que han tenido lugar en Bilbao estos días en el marco del III Congreso Estatal de Participación de Personas en Situación de Pobreza y Exclusión Social.

En este Congreso, organizado por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social, se trataron los seis títulos de la carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea: Dignidad, Libertad, Igualdad, Solidaridad, Ciudadanía y Justicia.

Queremos remarcar la gran experiencia vivida. Esta reunión ha supuesto la oportunidad de conocer a otras personas en exclusión social del resto del país, así como a los técnicos que les han acompañado, y de compartir experiencias y conocimientos que entre todos se han traducido en propuestas para mejorar su inclusión.

Damos las gracias a la organización y a todas las personas que han hecho posible volver a Congreso y que un año más han dado voz a este colectivo y a la problemática que sufre.

 

http://www.participacionsocial.org/3congresoparticipacion/presentacion.php

 

Poder mirar a los ojos

Poder mirar a los ojos

Todo transcurría con normalidad. Iba a ser un día más de pura rutina. Era la hora de entrar al Comedor cuando Agustín se mareó y cayó desplomado al suelo. Las personas que estaban a su alrededor rápidamente intentaron ayudar, llamaron a los responsables del Centro Social San Antonio, y entre todos le auxiliamos.

Siempre he pensado que cuando alguien se encuentra débil y hay cualquier desfallecimiento, de primeras los seres humanos no tenemos ningún reparo en ayudar o socorrer al hermano olvidándonos de su condición, pero después de la experiencia vivida aquel día me sigo haciendo preguntas.

El golpe había sido importante. Agustín estaba mareado y con una brecha chorreando sangre de su pómulo.

Los que estábamos allí decidimos llamar a los servicios sanitarios para que lo atendieran con más exhaustividad.

Tardaron poco tiempo, pero el suficiente para observar que Agustín gozaba de poca salud, para ver su mirada perdida y descolocada.

Hablaba poco y se dejaba ayudar, y el equipo médico decidió llevárselo al complejo sanitario para poder atenderle mejor y más profundamente. Todo esto podría haber sido un capítulo más en la rutina del Centro, pero iban a darse los condicionantes para que no fuese uno más; sería un episodio diferente.

Después del traslado al centro sanitario llegó la hora de mi descanso. Como todos los días, me dispuse a saciar el hambre mientras miraba en la televisión el informativo del mediodía. Estaba entusiasmado comiendo un plato de pasta cuando llamó mi interés la noticia de un juicio por el asesinato de una joven. Para mi sorpresa, una de esas imágenes llamo mi atención. Era la imagen de alguien tapándose parte la cara, pero se podía intuir su rostro. Inmediatamente lo reconocí: era Agustín. Me quedé sorprendido, helado y patidifuso. La persona a la cual había estado socorriendo hacía unos minutos podría ser cómplice de un macabro asesinato. Mi cabeza no paraba de preguntarse cosas. ¿He estado al lado de un asesino? ¿No es tan bueno como aparentaba? ¿Se merece que le ayudemos? ¿Le hemos ayudado cuando puede ser cómplice de un asesinato?

El día continuaba con aparente normalidad. Esa misma tarde Agustín volvió al Centro, se acercó hasta a mí y me dio las gracias. Me comentó que tenía poca salud, que se encontraba nervioso y que su desmayo podría haber sido causado por no comer lo suficiente. Lo miraba y era difícil considerarlo como una persona más… Me costaba verlo como a un hijo de Dios o como a un hermano. A mi cabeza venía constantemente la imagen del informativo hablando del cómplice de un asesino. Después de hablar con él, los profesionales del Centro consideraron que había que intervenir y ayudarle.

Valoraron empezar prestándole varios tipos de ayudas comenzando por las más básicas, como la higiene y la alimentación, siguiendo por la reinserción de la persona.

Durante los años que ha durado este largo recorrido de normalización, Agustín nos ha ido transmitiendo su lenta mejoría. Pero también sus grandes miedos, como el rechazo al sentirse juzgado. Nos comentaba que solo salía de casa por la noche para no ser visto por la gente: el miedo lo aterrorizaba.

Todo esto cambió cuando empezó a acudir al Centro, porque era el único espacio en el que no se sentía juzgado, sino atendido.

Nos contaba que en el Centro él siempre era uno más y que se sentía respetado y valorado como persona. El juicio por el asesinato fue celebrado y la justicia consideró que él no estaba involucrado, por lo que fue absuelto.

Han pasado los años y a pesar de ello, cuando hoy viene al Centro, me cuesta mirarlo a los ojos y pensar que, en algún momento, esta persona pudo colaborar para quitarle la vida a otro ser humano. Este pensamiento me incomoda. Pero a la vez soy consciente de la suerte que tengo al tener un apoyo tan grande como el de Jesús de Nazaret, y como si fuese un rayo de luz viene a mi mente el texto del evangelio de Mt 25: 40 “En verdad os digo que cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños a mí me lo hicisteis”.

Este es el sentido, la energía más fuerte para entender y poder comprender mejor estas situaciones y a estas personas con grandes dificultades, y para seguir trabajando por la dignidad de todas las personas, también por Agustín, que nos hacen plantearnos grandes retos y grandes preguntas…

Óscar Matés