Sanidad

los-conventos-capuchinos-de-aragon-1598-2004 001

  • El dispensario médico de San Antonio abrió en 1948. En tiempos en que la Seguridad Social era privilegio de unos pocos cumplió un servicio altruista entre la gente obrera del barrio de Torrero. Cuentan las crónicas que en 1955 eran atendidas en él gratuitamente un centenar de personas. Contaba con:
    • Cuatro doctores
    • Varias enfermeras y las religiosas de Santa Ana
    • Doce especialistas
  • La visita y el cuidado de enfermos del conocido P. Benito de Elía, a quien el Ayuntamiento de Zaragoza concedió el año 1975 el premio “Cesaraugusta” por sus actividades a favor de los enfermos, y más tarde, la medalla de la ciudad.

Muchas de estas referencias aparecen en el libro “Los conventos capuchinos de Aragón (1598-2004)” de Luís Longás Otín.